Esta primavera/verano rescatamos el Delphos

La moda vuelve a rendirse a Fortuny

El vestido Delphos fue creado por Mario Fortuny, en Venecia, en 1909. Es un vestido de seda plisada, con inspiración griega. Reciben su nombre de las túnicas de bronce del Auriga de Delfos (del siglo V a.C). Fortuny se inspiró en su viaje a Grecia, donde se deleitó con el arte autóctono.

Se caracteriza por su sencillez aunque su proceso de elaboración hace que cada uno sea diferente, aunque también depende mucho de la fisiología de la persona y de las mangas. Es esa sencillez lo que hizo este vestido tan popular, pues rompía con los corsés y elementos opresores de la época. Todas las mujeres de clase alta los llevaban.

 

En 1920, se abrió la primera tienda de Fortuny en París, aunque el vestido llevaba comercializándose un año en pequeñas cajitas de cartón con el logotipo.

 

 

Este vestido ha ido más allá de la moda y ha inspirado incluso a la literatura. Algunos lo recordaréis del famoso libro (y posterior serie) “El tiempo entre costuras” de María Dueñas, donde la protagonistas elaboraba uno.

 

Cuenta la leyenda que Fortuny nunca contó cómo elaboraba sus famosos tintes y que la viuda destruyó todos a su muerte para que nadie pudiese imitarlo. Aún así las réplicas han sido muchas y a día de hoy, más de cien años después, vuelve a inspirar la moda.

 

Hemos visto su inspiración en la colección de Primavera/verano 2017-2018 de grandes casas de moda como Paul Smith, Jil Sanders, Vionet, Loewe o Marni.

 

(Imágenes (por orden): Jil Sander, Loewe, Marni y Vionet ss17).

 

Esta versión ya no se lleva en las fiestas más elegantes sino que ha tomado un aire urbano y espera verse en el Street Style. Lo cierto es que lo plisado llevaba un tiempo entre las tendencias y era cuestión de tiempo que se renovase o muriese.

¿Conocíais este vestido? ¿Os apuntáis a la tendencia?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *